Publicado por DV & archivado en Antropología, Cultura, Gamonal, Gentes, Historia, Pensamiento, Publicaciones, Textos.

Ayer, 11 de enero de 2017, Marcos Erro y José Medina presentaron en la Sala Polisón del Teatro principal de Burgos Gamonal, la historia desde abajo. Un libro que realiza un recorrido por las experiencias vitales de las personas que han habitado Gamonal en los últimos años y que analiza las principales transformaciones que provocaron que la pequeña localidad rural a orillas del río Pico se convirtiese en pocos años en el barrio más poblado de la ciudad de Burgos.

Coincidiendo con el aniversario de las protestas que hace tres años sacudieron el barrio y convirtieron a Gamonal en foco de atención mediática, cientos de personas abarrotaron una sala Polisón repleta de habitantes de la Villa Olímpica, y no sólo, que bajaron a Burgos para conocer de primera mano una publicación que narra una historia desde abajo de la que son en buena medida protagonistas.

Con una Sala Polisón en la que no cabía ni un alfiler, y en la que buena parte de los asistentes tuvieron que permanecer de pie, se presentó ayer miércoles 11 de enero Gamonal, la historia desde abajo. Un libro, que surge del proyecto personal en el que hace algo más de dos años se embarcaron Marcos Erro y José Medina, autores del conocido blog Sombras en la ciudad, con el que se analiza desde una perspectiva multidisciplinar la evolución de Gamonal desde mediados del siglo XX, momento en el que se produjo su anexión a Burgos, hasta el presente.

Gran afluencia de público en la Sala Polisón del Teatro Principal de Burgos / DV

La presentación, que contó con la intervención inicial del historiador Luís Castro, quien planteó la necesidad de abordar algunas líneas de investigación aún pendientes para un relato histórico más amplio de Gamonal, realizó un recorrido a través de los elementos claves que permiten comprender el Gamonal de nuestros días. De esta manera, y sirviéndose de una cita del genial Virgilio Mazuela, se recordó como Gamonal fue producto del aluvión de la inmigración rural que se desplazó a Burgos a principios de los años 60 en busca de un trabajo y que acabó por configurar una especie de bulbo informe que le surgió en un costado a la vetusta ciudad castellana.

El Polo de Desarrollo es un elemento clave para comprender las trasformaciones que se dieron en Gamonal. cómo bien expusieron los autores, como consecuencia de la implantación de esta infraestructura industrial en muy pocos años se experimentó en el territorio un crecimiento poblacional exorbitado, pasando de los apenas 2000 habitantes que tenía Gamonal de rio Pico en 1955, a los más de 50.000 que tenía el ya barrio de Burgos en 1975. La configuración del territorio también se vio altamente modificada por este masivo éxodo rural cuyos protagonistas fueron hacinados en colmenas de viviendas embutidas en bloques de hormigón generando un espacio urbano sin planificación alguna que, para autores como Fernando Chueca Goitia, rayaba en la barbarie.

Un barrio con corazón embutido en un urbanismo rayando en la barbarie / DV

En ese sentido, y según las aportaciones de los profesores de la Universidad de Burgos Begoña Bernal y Gonzalo Andrés, que los autores de Gamonal, la historia desde abajo recogen en su libro, el urbanismo claramente diferenciado entre el Burgos histórico y Gamonal es un elemento que determina la identidad propia del barrio. De esta manera, la conocida expresión “bajar a Burgos” da buena cuenta de ello. Como bien señalan Erro y Medina que a Burgos “se baje” como si no se estuviera ya en él tiene que ver con la separación física entre Burgos y Gamonal que, incluso después de la anexión del barrio a la ciudad, no se acabó de superar. Igualmente se plantea como la creación del denominado “Gamonal cuartelero”, expresión empleada para referirse a la gran cantidad de instalaciones militares situadas en Gamonal desde las primeras décadas del siglo XX ,han contribuido a hacer menos efectiva la vertebración urbanística de Burgos y Gamonal quedando el barrio encorsetado en un embudo en el que el edificio de la Telefónica supone una frontera, no sólo geográfica, sino también sociológica.

El conflicto del bulevar de 2014 como punta del iceberg
Para José Medina y Marcos Erro el conflicto del bulevar de la calle Vitoria, del que ahora se celebra el tercer aniversario, fue la punta del iceberg cuyos cimientos habría que buscarlos en las luchas laborales y vecinales desarrolladas en Gamonal desde finales de los años 70 hasta el presente. El antecedente directo de las protestas vecinales de enero de 2014 habría que buscarlo en el conflicto del parking de Eladio Perlado en el verano de 2005. A su vez, las protestas contra el parking subterráneo de la década anterior guardan muchos elementos en común con los conflictos anteriores que tuvieron al barrio como protagonista como las protestas contra la subida del precio del autobús, la negativa al pago de las contribuciones especiales, también en Eladio Perlado, o la lucha para preservar de la edificación la plaza Santiago, así como las protestas contra la Ronda II en septiembre de 1978.

Pero, como se remarcó a lo largo de la presentación, se trata de un libro que no pretende realizar una idealización acrítica de Gamonal pues, como bien se señala en sus páginas, en el barrio coexiste también subterráneamente un sentimiento conservador que se combina de forma ambivalente con la rebeldía, y que puede identificarse como una seña de identidad más de lo que los autores denominan el Burgos popular o Burgos 3, del que también formarían parte Gamonal y otros barrios; un mundo ajeno al Burgos oficial de las élites pero también al otro Burgos de oposición más ideologizado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.