Publicado por DV & archivado en Economía, General, Tecnología.

Hoy Madrid ha amanecido con atascos, calles y autopistas cortadas, la que dicen es la feria más importante del país saboteada y una huelga indefinida que no tiene pinta de terminar.

Pero esto, esto es algo más que un simple conflicto económico.

El conflicto del taxi no es nuevo, el sector lleva años preocupado y protestando por la irrupción de las llamadas VTC. Empresas como Uber o Cabify hace tiempo irrumpieron en las ciudades dispuestas a cambiar el sector del transporte. El sector del taxi es un sector anquilosado y con poco dinamismo, con muchos autónomos pero también repleto de empresas y trabajadores por cuenta ajena. Sin embargo el sector de las VTC es un sector con fuertes inversiones, pocas y grandes compañías, mucha tecnología, eficiencia y precariedad.

Tanto el sector del taxi como el de las VTC representa el capitalismo, el viejo y el nuevo capitalismo y lo que estos días se vive en Barcelona, Madrid u otras ciudades es una batalla de intereses frente a la amenaza de un nuevo paradigma de mercado. Este nuevo paradigma ha venido ante todo influido por las nuevas tecnologías. En nuestra ciudad, por ejemplo, hace poco irrumpió la empresa Globo y tarde o temprano irrumpirá Uber o Cabify si ningún político cierra las puertas a estos nuevos modelos económicos legislando en su contra.

Pero tras el telón del conflicto se esconde un nuevo fenómeno que poco a poco irá irrumpiendo en muchos sectores, la eficiencia. Las empresas VTC necesitan pocas licencias comparadas con los taxis, se habla de una proporción de 1 a 12, es decir, un vehículo VTC apoyado por las nuevas tecnologías es capaz de igualar a 12 taxis mientras realiza el mismo servicio, tal vez este número sea desmesurado pero si en vez de 12 fuesen 6 la cosa sería igual de grave para los taxistas ya que en igualdad de condiciones desaparecerían por el simple hecho del precio. Muchos apuntan a que es cuestión de tiempo que las empresas VTC acaben triunfando frente a los taxis, como diría Rodrigo RatoEso es el mercado amigos”, pero de momento los taxistas tienen mucho que decir y no hay que olvidar que es un sector que ni está liberalizado ni tiene pinta de estarlo en corto plazo.

Merece la pena seguir este conflicto que hoy le ha tocado al taxi, pero mañana le tocará a los camioneros y pasado mañana a ti o a mi. La tecnología del siglo XXI destruye muchos más puestos de trabajo de los que genera y esto va a suponer grandes cambios sociales y protestas.

4 Comentarios para “Algo más que un simple conflicto laboral”

  1. Anónimo

    Desde la Sección Sindical del Taxi de CNT Barcelona, creemos que dadas las circunstancias, coincidimos con otras organizaciones del taxi para bloquear los puntos más sensibles y estratégicos de la economía Estatal, como son Aeropuertos, Puertos, Mercabarna, Autopistas y vías de salida y entrada a la ciudad Condal. Desgraciadamente, el capitalismo solo entiende en términos de beneficios o perdidas. Los lugares se escogen con el objetivo de que otras empresas, presionen a las Autoridades y al Estado para que nos escuchen y atiendan nuestras justas y legítimas peticiones de un trabajo digno, libre de competencia desleal que está arruinando el Sector del Taxi.

    Nuestras justas y legítimas exigencias y razones de las movilizaciones y huelga son:
    1. La clara distinción jurídica entre los dos tipos de servicios . Las VTC’s o coches de lujo con conductor, que es lo que tradicionalmente siempre han sido, son servicios con carácter INTERCOMARCAL. Por ejemplo, de Bilbao a Santander, de Lleida a Barcelona, de Sevilla a Madrid , etc. y de servicios urbanos de carácter ESPECIAL como son entierros, bodas, etc. Todos los demás trayectos son competencia exclusiva de los TAXIS de cada Comunidad Autónoma y NO de VTC’s.

    2. La obligatoriedad de llevar en los vehículos VTC’s el contrato de trabajo, el registro de las horas extras y horario de trabajo visible del conductor asalariado y la implantación de un Tacógrafo.

    3. La obligatoriedad de la vuelta de los vehículos VTC’s a la base, después de cada servicio realizado para evitar la captación ilegal de servicios en la calle, competencias EXCLUSIVA del Taxi.

    4. La proporcionalidad establecida de 1 VTC por cada 30 taxis, para salvaguardar el equilibrio justo.

    5. La obligatoriedad de poseer el certificado de capacitación profesional de los conductores, dada la alta siniestralidad desencadenada por los conductores que carecen de pericia, experiencia y profesionalidad al volante, y que desgraciadamente está provocando victomas mortales.

    Creemos que no hay ningún motivo ni económico (apoyar a las multinacionales significa menos dinero para la economía local, destrucción del tejido local) y ni social (precarización de puestos de trabajo, menor poder de adquisición, menos democracia) para apoyar a las multinacionales que además practican el dumping (inyectan millones de euros para competir de forma desleal y poco a poco destrozar los sectores bien regulados y estables), utilizan ingeniería fiscal para evadir impuestos (el año pasado la haciendo devolvió a Cabify más de un millón de euros porque ‘pobrecitos’ no generaban beneficios, claro que no lo harán si están competiendo con el sector del taxi, unos de los más baratos de toda la Unión Europea).

    SALUT Y BUEN VIAJE

  2. Anónimo

    Los falsos autónomos tanto en el taxi como en Uber y Cabify… No obstante si que es verdad que este nuevo capitalismo da miedito.

  3. juan

    El dinero del taxi se queda en el territorio. El de las VTC se va fuera sin engordar a Hacienda.

  4. Anónimo

    Sí, se queda en el territorio del bolsillo de los dueños monopolítiscos de licencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.